YEOVIL, ENGLAND - JANUARY 26: Detailed view of a sign during The Emirates FA Cup Fourth Round match between Yeovil Town and Manchester United at Huish Park on January 26, 2018 in Yeovil, England. (Photo by Harry Trump/Getty Images)

El Yeovil Town se ha hecho viral en los últimos días por ganar un partido por 29-0 con gol de su portera incluido

Al Barça de Alexia, Aitana, Salma y compañía se le ha girado competencia en lo que se refiere de cara a porteria. En los últimos días, se ha hecho viral un equipo inglés que ganó un partido de su liga por 29-0. Pero no acaba aquí. Para añadirle un punto más a la humillación, marcó hasta la portera. Un resultado que deja corto incluso a los del cuadro blaugrana, que ya nos ha malacostumbrado a ganar de con siete, ocho e incluso nueve goles de ventaja. Hablamos del Yeovil Town Women’s FC, un equipo que actualmente milita en la cuarta división del futbol inglés, y aunque lejos de competir con las grandes estrellas de su país, cuenta con un pasado abrupto, en el que la insolvencia económica acabó con las esperanzas de un equipo que había logrado alcanzar la máxima categoría.

Pero en este nuevo ciclo en Yeovil, los resultados, al igual que pasa con el Barcelona, han viciado a sus aficionados. Y es que las Glovers Girls – algo así como “las de los guantes”, por la tradición en la fabricación de guantes en el municipio – lideran la Somerset County, habiendo ganado todos sus partidos, la mayoría por goleada. Porque después de un descenso administrativo que dejó a la entidad en lo más bajo del fútbol inglés, van camino de lograr su segundo ascenso en menos de tres años. Huish Park, el estadio que alberga ambas secciones (la masculina se encuentra liderando la sexta categoría), puede sonreír ante el anhelo de alcanzar algún día el fútbol profesional.

Tres años de equipo y dos ascensos

Fundando en 1990 como Yetminster Ladies y renombrado como Yeovil Town en 1999, el pasado de este equipo se remonta al barro del fútbol femenino inglés. Una historia tejida por ascensos y descensos y que mantuvo al club en el arduo y a veces oscuro camino para alcanzar el éxito. Más de veinte años para llegar al momento cumbre de un equipo que conseguía plantarse en lo alto de la colina. Ocurría en 2016, en plena temporada de transición, cuando Inglaterra pasaría de contar con una liga veraniega a una de verano. Las series de primavera, un formato esporádico antes del inicio de la temporada en septiembre. El Yeovil quedaba colista, aunque se mantuvo en la FA WSL para el comienzo del verdadero espectáculo. De nuevo quedarían últimos, pero en época de cambios, permanecieron en la categoria dada el proceso de solicitud de licencias de clubes de la FA.

Por entonces el Yeovil era el único equipo sin ningún vínculo con clubes masculinos de la Premier League. Una situación que dificultó el desempeño del cuadro verdiblanco, y que a la postre, acabó siendo causa de los problemas económicos de la entidad. Tras salvar el descenso en la 2017/18, para el marzo el 2019, el Yeovil informó que había entrado en concurso. Por ello se les descontaron diez puntos durante la temporada 2018/19, terminando a quince puntos de distancia de la permanencia. Pero no acabó aquí. En mayo de ese mismo año se les negó una licencia para disputar la segunda categoría, lo que supuso un doble descenso a los infiernos.

El por entonces propietario Steve Allinson anunció en julio de 2019 su intención de ceder la propiedad del equipo de forma gratuita para tratar de encontrar inversos con la suficiente capacidad de sostener al club. Fue entonces cuando apareció la figura de Adam Murry, empresario que años atrás ya había rescatado al Bournemouth de una situación similar. Acabaría siendo su mujer, Sarah Murry, quien se hizo con el control de la entidad como ‘chairwomen’, y el club pasaría a conocerse como Yeovil United FC. Pero la historia no acaba aquí. En 2021 se hacía oficial la noticia sobre su fusión con el Bridgwater Town bajo el nombre de este último. Por primera vez el Yeovil United pasaba a contar con el apoyo de un club masculino, aunque con la particularidad de encontrarse en divisiones superiores a sus homónimos.

El Yeovil cambiaba de identidad y de ciudad, aunque no de estructura, que se mantuvo hasta un nuevo cambio en marzo de 2023. Dos clubes y un mismo sentimiento. Aquel experimento con el Bridgwater Town tuvo su fin, con el propósito de unificar a los dos clubes de fútbol de la localidad de Yeovil. Desde entonces, las cosas van viento en popa. Ambos equipos lideran en sus categorías, y el estadio de Huish Park, con capacidad para unas 5.200 personas, disfruta del fútbol y de los buenos resultados. Porque en este deporte no siempre se gana, pero cuando sucede, no hay mayor alivio y satisfacción con la que pueda compararse.

Imágenes de Getty Images.