Llega enero y con ello vuelve el fútbol en Londres, concretamente para un Chelsea que encara 2024 con varios retos por delante, uno de ellos, encontrar a la mejor sustituta para Sam Kerr

En plena cuesta de enero, la Women’s Super League vuelve a Inglaterra un mes después del arranque del parón invernal. Los turrones y los villancicos se hacen a un lado para recibir de nuevo la competición de la regularidad, donde todo está por decidir y las sensaciones deparan un final de temporada emocionante. En lo alto, sigue el Chelsea, absorto en conservar el trono y poder mejorar sus resultados ante el fin de una era con el adiós de Emma Hayes a final de temporada. Principal favorito a ganar tanto liga como copa, y con esperanzas de dar guerra en Europa, abrirá el año enfrentándose en un duelo directo al Manchester United pocos días después de vencer al West Ham en la agonía de la FA Cup. Lo hará, eso sí, sin su principal valedora en el ataque, Sam Kerr.

Una lesión de larga durada

En busca de temperaturas cálidas tras la resaca navideña, el Chelsea viajaba a Marruecos para ejercitarse y preparar los primeros partidos del nuevo año 2024. Pero lo que en un principio debían ser unos días tranquilos, terminaba con la mala noticia de la lesión del ligamento cruzado anterior sufrida por Sam Kerr. Así lo anunciaba el club en su página oficial, confirmando una dura baja que dejará a la atacante australiana sin pisar el césped durante una larga temporada. Con ello, el Chelsea pierde un efectivo crucial para encarar el segundo tramo del curso, así como Australia no podrá contar sin su jugadora franquicia en el caso de clasificar a los Juegos Olímpicos del próximo verano.

Hasta la fecha, Sam Kerr había dejado cuatro goles en doce partidos de liga, una cifra lejana a su habitual gran rendimiento en temporadas anteriores. No obstante, los números en Champions situaban por el momento a la australiana como una de las máximas artilleras del torneo con cinco tantos en cuatro encuentros. Tras su gran Mundial como anfitriona, Sam Kerr cerraba el año llevando la batuta del equipo inglés. Con un hat-trick frente el Paris FC y apareciendo en momentos cruciales como ante Hacken, Real Madrid y Everton, los dos últimos meses de Kerr parecían solamente el inicio de una nueva racha goleadora. Pero de repente, la lesión trastocaba los planes de un equipo llamado a seguir llenando vitrinas.

Precisamente ella fue quien la pasada temporada marcó el tanto de la victoria ante el Manchester United en la final de la FA Cup. Torneo que abría en su cuarta ronda el año futbolístico 2024, como antesala al reinicio de liga, y en el que el Chelsea, ya sin Kerr sobre el césped, logró vencer al West Ham en un partido que alcanzó la prórroga (3-1). Primer aviso para navegantes en un mes de enero repleto de exámenes y partidos exigentes. Las de Emma Hayes recibirán a las Red Devils en el regreso liguero, antes de enfrentarse a un Real Madrid eliminado de Champions y recibir a Brighton y Paris FC. Cuatro duelos en apenas dos semanas, que podrían marcar el devenir de un equipo que, de ahora en adelante, deberá encontrar soluciones a su gran problema.

¿Cómo suplir a Sam Kerr?

Si algo ha demostrado el equipo de Emma Hayes es tener una gran cantidad de recursos en todas sus líneas. Pero, precisamente, la baja de Sam Kerr abre un interrogante en la zona ofensiva del Chelsea. Al gran rendimiento de Lauren James (máxima goleadora de la FA WSL), hay que sumarle la presencia siempre positiva de la silenciosa Erin Cuthbert. Así mismo como la irrupción de una joven Agnes Beever-Jones en su primera temporada como jugadora Blue. Sin embargo, en la otra cara de la moneda encontramos a una Mia Fishel recién fichada en verano y que hasta el momento no ha sido capaz de hacerse un hueco importante en el equipo. Compatriota suya, la situación de Catarina Macario cada vez es más esperanzadora, y se espera que puede reincorporarse a final de mes.

Tanto Mia Fishel como Macario son dos de las mejores opciones para olvidar durante estos meses a Sam Kerr. La primera ha disputado tan solo 61 minutos en liga y no ha tardado en ver puerta. Así mismo fue una de las goleadoras ante el West Ham en el partido de la FA Cup. Dos tantos para una futbolista que llegó de Tigres en verano y de la que, con 22 años, se espera mucha proyección tras haber pagado 250.000 dólares por el traspaso. En cuanto a Macario, la ex del Lyon fue uno de los flamantes fichajes veraniegos del equipo inglés, y aunque llegaba lesionada, el club espera con ansias su reincorporación. Y es que los números de Macario hablan por sí solos. Dos años antes de lesionarse, dejó hasta 23 goles con el equipo francés tanto en liga como en Champions.

2024: el año decisivo

Porque 2024 es un año decisivo para este Chelsea. No solo porque Emma Hayes dejará la entidad a final de temporada tras haber llegado en 2012, sino que, además, mantener su hegemonía en el futbol inglés rubricará el mejor momento de la entidad ante el más que inminente nuevo ciclo. Este Chelsea está preparado para dominar Inglaterra, así lo muestran sus títulos, sin embargo, Europa queda como nota pendiente tras tres últimos años irregulares. De llegar a la final a no clasificar de fase de grupos. Para ello, cuentan con una plantilla más que reforzada y con caras nuevas como la de la zaguera sueca Nathalie Björn en un movimiento un tanto polémico. Pero más allá de habladurías, se cierra el círculo de ese Chelsea que peleaba en desbancar al Arsenal, y que, hoy en día, acumula hasta siete títulos de liga en sus vitrinas.

No será fácil esta cuesta de enero. Tampoco lo es para nadie. El regreso de unas vacaciones a veces tedioso, otras un tanto duro, pero para el Chelsea será exigente. Una exigencia con la que el equipo quiere y debe cargar en un año marcado en rojo en el calendario. Y aunque sea sin su gran estrella, el Chelsea de Emma Hayes tiene recursos suficientes para dejar a un lado las malas noticias como si nada. Un privilegio del que pocos equipos en Europa pueden presumir y del cual el cuadro de Stamford Bridge debe convertir en su principal argumento para codearse en la Champions League y quién sabe si devolver a su afición a una final. Desenlace de cuento para despedir a Emma Hayes. Pero por ahora, solo será un deseo hasta que el equipo no supere su primera prueba de fuego.

Imágenes de Getty Images.