Maria Ruzafa es libertad en el campo pero fuera su fútbol le ha llevado a ser la jugadora de moda en Andorra, un crecimiento vivo

Bajo la atenta mirada del fútbol francés, el OGC Nice ha acogido esta temporada a Maria Ruzafa (Andorra, 1998), nuestra protagonista del momento en Regate Femenino. Con su fútbol ha recorrido el mediterráneo pero su esencia va mucho más allá, es una de las únicas jugadoras de la selección de Andorra que compite en categoría profesional. Un currículum que guarda hasta cuatro clubes y un vigente OGC Nice donde finalmente la extremo andorrana se ha encontrado con la profesionalidad que tanto ha buscado y que hoy es ya parte de su estilo de vida. Dentro de su carrera hay muchos momentos pero el mejor fue hace no tanto, en Septiembre de 2023 tras ganar el primer partido fuera de casa con ‘La Selecció’.

Maria Ruzafa con la Selección de Andorra antes del partido contra Moldavia fuera de casa

De pequeña se fijaba en Ronaldinho y concebir la vida más allá de un balón nunca fue una posibilidad, simplemente era motivo de felicidad. Tras un inicio en el ENFAF de Andorra, salió al Águilas en Murcia para posteriormente recorrer el norte de Italia de la mano de la Ternana y Spezia. Ahora combina sus dos pasiones, fútbol y moda en una ciudad como Niza que le ha venido como anillo al dedo, aunque como ella dice: “se me está yendo la cabeza con tanto fútbol”

Primero de todo: ¿Cómo estás? ¿Cómo están siendo estos primeros meses de temporada?

Con el equipo muy bien, buenas sensaciones y buen nivel. Al llegar hice una o dos semanas de pretemporada y estuve lesionada de la rodilla durante un mes, fue complicado porque al venir de una lesión tienes que ganarte el puesto y los minutos.

Jugabas en Italia, en el Spezia y de repente te llama el Niza ¿Cómo fue el proceso? ¿Por qué el Niza y no otro club?

Pasé un verano complicado, muy estresada. No sabía dónde me iba a ir. Al final cuando cambias de club y estás pendiente de ofertas lo pasas un poco mal. La idea era hacer el salto en un buen equipo de segunda división, ya sea en España, Francia o Italia. Hablé con mi representante y él me encontró esta oportunidad. Por suerte pudimos cerrarlo todo con el Niza y ahora estoy super contenta.

Maria Ruzafa en el Spezia italiano.

¿Qué es lo que más te ha impactado tras la llegada al fútbol francés?

Lo primero que me impactó fue el nivel. Todas las jugadoras son muy buenas. Igual en otros clubes que he estado no había una plantilla con tanto nivel, aquí en el Niza todas pueden ser titulares perfectamente. Es algo que yo buscaba y algo que ‘te toca las narices’ porque tienes que ganarte el puesto.

Todo tiene un principio y el mundo del fútbol tiene muchas historias, pero si algo tienen en común estas miles de historias es su inicio, con un balón en los pies desde el primer minuto. ¿Por qué decidiste empezar a jugar a fútbol? ¿Qué o quién te motivó a ello?

La verdad que no sé ni cómo empezó a gustarme el fútbol. Desde pequeñita lo primero que cantaba era el himno del Barça y desde pequeñita siempre con una pelota. En mi casa nadie me inculcó el fútbol, todo lo llevaba dentro.

¿Dónde empezaste a jugar?

Desde pequeña jugaba siempre en el patio o en la plaza, jugaba muchísimo, era lo único que hacía. Me apuntaron al fútbol sala cuando tenía 5-6 años y me formé hasta los 9. Tuve dos años de parón en los que solamente jugaba en la calle y a los 11 años fui a probar en el ENFAF Andorra, donde he estado toda la vida.

Para los que somos de fuera de Andorra, nos cuesta entender a veces cómo funcionan allí las categorías: ¿Cómo viviste tu etapa de fútbol base?

Yo me he formado jugando en las ligas de Cataluña. Ahora el primer equipo femenino ha bajado de Preferente a Primera división catalana, al final es muy difícil mantener el bloque, las chicas van a estudiar fuera y solo te quedan las chicas que trabajan en Andorra y las que están estudiando que son muy jóvenes. Al final te queda un grupo muy joven y es muy difícil mantenerlo.

¿Crees qué en un futuro la situación del Andorra podría cambiar para empezar a salir de las categorías regionales igual que ya ha hecho el equipo masculino? 

Es cierto que la base ha empezado a trabajar mejor. Antes en femenino siempre te ponían el entrenador que no quería a nadie y yo creo que ahora mismo hay muchas chicas y muchas categorías que vienen fuertes y si suben al primer equipo en el futuro podremos por lo menos volver a jugar en Preferente.

¿En qué momento empiezas a ver el fútbol como una posibilidad que te va permitir salir de casa y vivir de ello?

En Andorra si no te mueves tú nadie te viene a buscar. Yo no tenía representante, no tenía a nadie. Empecé a llamar agencias y encontré la de RS Women’s Soccer, contacté con ellos y me ayudaron a encontrar un equipo en España. Lo único que quería era un piso y poder jugar, ya me buscaría yo la vida para lo demás. Al final encontré lo del Águilas y no me lo pensé dos veces, era el grupo más fuerte de Nacional, donde estaban todos los filiales: Villarreal, Levante, Valencia…”

Maria Ruzafa en su etapa en el Águilas de Murcia

¿Cómo valoras tu primera etapa fuera de Andorra en el Águilas?

Fue una época bastante difícil para mí. Llegué al Águilas, un club humilde y de barrio con pocos recursos. Acababan de subir a tercera y tenían lo que tenían. Yo me fui de Andorra buscando algo más serio y más profesional y en el Águilas no acabé de encontrar eso que buscaba.

Te marchas del Águilas a la Ternana, dos clubes cerca de la élite pero sin acabar de estar en ella jugando en dos ligas y dos países totalmente diferentes ¿Cómo se produce ese cambio?

Mi representante en aquel entonces me contactó y me preguntó por mi situación en el Águilas, me dijo que si no estaba cómoda el mercado italiano estaba abierto y estaban muy interesados en jugadoras de España. Le dije que sí, de cabeza. Entonces mi representante me dijo que tenía que hablar con mi club para ver si me dejaban salir. Yo le comenté al club y me dijeron que no me iban a cortar las alas, por lo que empezaron las negociaciones con los italianos. Me llegaron dos ofertas que yo planteé al club para irme. Fue entonces cuando me pusieron problemas, me pusieron una cláusula muy alta en el Águilas que era imposible pagar, cuando yo no estaba ni cobrando.”

¿Qué pensasteis en ese momento, cómo se acabó solucionando todo para poder salir del Águilas a mitad de temporada?

Hablé con mi representante y le expliqué la situación. Era imposible que yo pagará eso, mi representante me dijo que no podíamos hacer nada y que me tendría que quedar. Entonces pasó casi un mes en el que estuve en el Águilas y tuve que cambiar el chip y a finales de noviembre de 2022 me contacta el Director Deportivo de la Ternana y me dice que están muy interesados en ficharme. Yo les expliqué el problema de mi cláusula, les dije que no me podía ir y les comenté que hablaran con mi representante. Entonces mi representante me dijo: «María quieren pagar por ti y eso es muy importante en tu carrera”. Le escuché y dije vale pues adelante. Al final la Ternana es el club que me abrió las puertas y gracias a ellos pude empezar toda mi carrera en Italia.

¿Conseguiste ese punto de ser más profesional al llegar a la Ternana?

Sí, cien por cien. Al llegar a Italia yo ya llegué super feliz, que ya es mucho. Tenía un apartamento, entrenamos casi cada día, incluso los sábados por la mañana, vivía completa y únicamente del fútbol. Fue llegar a la Ternana y ver el fútbol de otra manera, era entrenar, comer, descansar y ya está. Además tenía un sueldo que yo jamás hubiera imaginado jugando al fútbol.

Maria Ruzafa durante su etapa en el Spezia italiano.

¿Hubieras imaginado alguna vez que podrías vivir del fútbol?

Yo jugaba al fútbol porque me gustaba y era la única cosa que tenía. Era acabar el cole e ir al entrenamiento, no sabía vivir sin eso pero claro nunca pensé en vivir de eso. Yo pensaba en acabar los estudios, hacer la universidad y ponerme a trabajar. El cambio de chip fue cuando acabé la carrera y me pregunté «¿qué hago ahora?». Tuve una conversación de cuando estaba trabajando en verano y estuve hablando con una chica que jugaba al básquet y me decía “yo he jugado por toda España, me daban piso y me pagaban algo”. Entonces ese verano empecé hacerme un currículum y fue cuando empezó todo lo del Águilas.

¿Crees que se ha perdido esa esencia de fútbol puro de jugar en la calle, en la plaza, sin normas? Algo que tu viviste muy de cerca

Sí, incluso yo lo echo mucho de menos el jugar como en la calle, no hay reglas, sino la quieres pasar no la pasas. En el Niza ya desde pequeños se forman en las academias y eso que te hace especial lo pierdes. El jugar a dos toques es todo super estructurado y al final no puedes encontrar tu esencia.

Si hablamos de la selección, te has convertido en una total referente y figura para muchas de las chicas que empiezan, has conseguido estar jugando en una liga profesional y sumas cada vez mayor experiencia como internacional. ¿Qué ha cambiado desde 2015 (fecha del debut con la selección absoluta) hasta hoy (temporada 2023-24) en la selección de Andorra?

“Han cambiado muchas cosas, desde la ropa que antes íbamos con todo super grande porque siempre era lo último que quedaba, la imagen ha cambiado muchísimo también, se ve un apoyo mucho más grande de la federación con la selección femenina, tema Staff también. En la selección la mayoría viene del ENFAF Andorra, antes la selección era todo el mismo grupo que el ENFAF, menos Teresa Morato que estaba en el Rayo Vallecano. Si te habló del 2015 hasta el día de hoy han cambiado muchas cosas. Primero de todo ya cobramos. Ahora tenemos todo lo que necesitamos para rendir bien. El debut oficialmente fue en Malta pero yo lo que recuerdo con la selección fue en Gibraltar. Empezamos en un Torneo de Desarrollo de la FIFA, eso fue lo primero que jugué en la selección pero no era oficial.

Han habido muchos cambios en muy poco tiempo pero ¿Con qué momento te quedas dentro de ese rango de tiempo?

La victoria contra Moldavia fuera de casa. Primer partido de Nations League, primer partido puntuando fuera de casa, no dábamos crédito, era algo impensable. Al final éramos la selección más pequeña, la que en teoría no debería quedar tercera de grupo con cuatro puntos.

Maria Ruzafa junto a las compañeras de la Selección de Andorra

¿Dónde ves a la selección de aquí 10 años?

Todo depende del recorrido que hagan las jugadoras andorranas. Creo que es muy importante que salgan del país, que ya está pasando. En la base están saliendo muy buenas jugadoras y la selección de aquí a diez años no será lo que es ahora, será mucho más competitiva y no será nada fácil estar ahí.

En tu momento fuiste la nueva, la debutante en el vestuario de la selección ¿cómo es esa acogida?

Al final éramos el grupo del ENFAF y ya nos conocíamos todas. En esas épocas había mucho respeto, si eras pequeña respetabas mucho a las grandes que eso es algo que creo que se ha perdido. Eran mis compañeras de equipo, siempre con respeto, fijándote y escuchando los consejos que te daban.

¿Tiene ahora ese rol de dar consejos y ayudar a las jugadoras que vienen de abajo?

Sí, al final yo intentó aportar todo lo que he aprendido, también depende un poco de la personalidad que tengas. Yo soy más callada pero siempre estoy disponible en todo lo que necesitan.

¿Has llegado a ver diferencia con el nivel de Francia respecto a España o Italia?

En Francia hay mucho nivel. La mayoría de chicas con las que juego tenían el colegio adaptado para poder entrenar y compaginarlo todo. Eso en Italia por ejemplo no ha existido. Por cosas como estas en Francia ya van dos marchas por delante y eso al final se nota.

Maria Ruzafa en su primera experiencia fuera de España: La Ternana

Has pasado por muchos equipos y estilos muy diferentes ¿en qué tipo de fútbol te has sentido más cómoda?

En la Ternana si que jugábamos un poco más directo pero en el Spezia al entrenador le gustaba jugar y ahí fue cuando yo vi otro fútbol porque en Andorra era todo súper directo y yo solo había visto ese fútbol. Desde que llegué al Spezia abrí los ojos y vi el fútbol de otra manera. Me gusta más buscar el espacio y correr pero también es bonito jugar al ‘Tiki-Taka’.

Si no estuviéramos hablando de fútbol, hablaríamos de la elegancia de las ciudades por las que han pasado Maria y sus botas, elegancia y moda, dos conceptos tan ligados a su vida como el propio deporte ¿Cómo es Maria más allá del fútbol? 

Estudié diseño, soy bastante artista, me gusta mucho dibujar, me gusta mucho la música… hacía cuadros y ahora de hecho en mi tiempo libre creo que voy a empezar a dibujar otra vez porque se me está yendo la cabeza con tanto fútbol.

Si te dieran elegir entre componer el himno de la selección de andorra o diseñar la camiseta de la selección para la próxima Uefa Nations League ¿Con qué te quedas?

Yo diseñar. De hecho cuando éramos pequeñas pequeñas que podíamos elegir la ropa que queríamos en el club yo siempre estaba dibujando.

Maria Ruzafa durante la Uefa Nations League jugando de local con Andorra.

La vida da muchas vueltas y quién sabe si podrías acabar ligando tus dos pasiones, fútbol y moda.

Antes solo Beckham podía jugar a fútbol y ser modelo pero ahora muchos futbolistas trabajan con marcas de ropa, ha evolucionado muy fuerte la relación con el mundo del fútbol en general, va todo más allá del deportista.

¿Una persona/referente futbolístico  que te haya marcado a lo largo de tu carrera profesional o a lo largo de tu vida?

Referente te podría decir mi último entrenador en el Spezia. Para mi fue muy importante en mi carrera. Luego ya ídolos futbolísticos de pequeña me encantaba Ronaldinho o Rivaldo y ahora que me he hecho grande y puedo tener un referente femenino te diría Graham Hansen del Barça, me identifico mucho en como juega. De chicos me fijo mucho en Dembèlè.

Cuando preguntamos sobre referentes normalmente la atención se centra en estrellas como bien has dicho Graham Hansen pero casi nunca en entrenadores como has mencionado el caso de tu entrenador en el Spezia. ¿Qué le hacía especial?

Igual fue el no tener una base pequeña en el fútbol femenino, el no tener una estructura de saber qué hacer en cada caso, cosas básicas. Cuando llegué a la Spezia ahí me formé mucho con él, me abrió los ojos y descubrí cosas que yo no sabía que existían en el fútbol.

¿Dónde te imaginas el fútbol femenino dentro de 10 años?

Yo creo que de aquí 10 años habrá crecido una barbaridad, espero que podamos cobrar mucho más, creo que sí se dará porque la gente se está interesando mucho en el femenino, cambiará todo mucho y estará más cerca de lo que es el fútbol masculino ahora.

¿Qué mensaje le mandarías a esa Maria de 10 años, esa niña que como tu misma nos has contado, nunca imaginó la posibilidad de vivir del fútbol?

Yo le diría que sí que se puede, que se puede vivir del fútbol. Que escuchará más, que estuviera más atenta a lo que dice el entrenador. Al final cuando no tienes un objetivo, oyes pero no escuchas y claro si a los diez años yo tuviera referentes femeninos y viera chicas jugando en estadios y todo lo que se ve ahora, lo viviría diferente el fútbol. La parte buena es que yo siempre jugaba para divertirme y sin ningún objetivo. A medida que te vas haciendo grande dejas de disfrutar jugando porque estás más pendiente de hacerlo bien para que el míster esté contento y no te eché la bronca en vez de pasarlo bien y hacer lo que te salga en el momento.