No es una película de Tim Burton, es Rosa Kafaji en su mejor temporada y convirtiéndose en una pesadilla para el Real Madrid

Como si de la película de Tim Burton se tratara, Jack Skeleton apareció personificado en Rosa Kafaji para encender las alarmas antes de Navidad. La derrota del Real Madrid en tierras suecas supone un nuevo revés tras la contundente goleada en el Clásico y el polémico empate ante el Chelsea. No están siendo los mejores días en Valdebebas. A la lesión de Linda Caicedo se suma un equipo sin alma y con la siempre controvertida cuestión del banquillo. ¿Se ha terminado el momento de Toril? Más allá de la situación del cuadro blanco, que merece su propio análisis, en el césped del Hisingen Arena saltó la sorpresa con el triunfo del BK Häcken. Seis puntos para liderar un grupo nada sencillo, y para consolidar a una Rosa Kafaji que, con 20 años, deja atrás los diez meses de baja de la temporada pasada.

Una de las mayores promesas del futbol sueco y de las grandes esperanzas del BK Häcken para dar la sorpresa en la máxima competición Europa. Suyos fueron el gol y la asistencia que dieron la vuelta al marcador ante el Real Madrid en el frío de Gotemburgo. Y es que la temporada de Kafaji solo hace que redondearse. A pesar de perder el campeonato liguero en la última jornada a favor de un Hammarby que volvía a levantar el título 38 años después, BK Häcken ahoga sus penas tras repetir subcampeonato por tercera vez consecutiva y lo hace a costa de sus rivales. Fue primero el Paris FC, que llegaba confiado como la gran revelación. Ahora le ha tocado al Real Madrid. Con ello se consagra una Rosa Kafaji que suma ya dos tantos en la competición.

Imagen de Getty Images.

Pero esta es solo la punta a un iceberg que ha llevado a Kafaji a liderar el aspecto goleador de este Häcken. Doce goles en liga – lejos de la máxima goleadora de la Damallsvenskan Cathinka Tandberg (19) – pero suficientes ante un Häcken que no destaca tanto por sus goles como si de su fiabilidad defensiva. Y a Rosa Kafaji se le suma el mérito en su teórica segunda temporada con el equipo, aunque en la práctica tan solo lleva un año vistiendo el amarillo y negro. Tras debutar ante Linköpings la temporada pasada, no pudo empezar peor. A los cinco minutos de juego, tuvo que ser retirada en camilla tras sufrir un choque con la guardameta rival. Fractura en la parte inferior de la pierna que la dejó diez meses inhabilitada.

No es necesario tirar de proverbios ni de tópicos. Kafaji ya lo avisaba en las redes sociales del club: «Se siente irreal, pero siempre he sido consciente de que hay riesgos al jugar al fútbol. Una cosa es segura: un ganador siempre regresa». Así lo recogía Mundo Deportivo en un artículo pocas horas después de confirmarse en alcance de la lesión. Porque en su particular drama, Kafaji acaba de convertirse en la futbolista más cara del fútbol sueco. 700.000 coronas suecas, equivalente a 67.000 euros para la delantera de 18 años.

Villana ante el Real Madrid. También para un Hammarby que en la celebración del título se acordaba de ella por un gesto mandándolas a callar tras marcar el gol de la victoria en el duelo por el liderato. No obstante, Kafaji es sinónimo de esperanza. Un fútbol escandinavo que no logra retener talento, pero que nunca deja de ser el foco por promesas como ella. En el BK Häcken lo saben bien, y ante el escaparate europeo, tienen una gran oportunidad para relucir su talento. Ya no solo el de Kafaji, sino que el de jóvenes como Hannah Wijk, Anna Sandberg, Katariina Kosola o Ruby Grant. Porque no deja de ser relevante la media de edad del once que saltó al césped el pasado jueves. 24,45 años. Y ojo, solo cuatro jugadoras superan los 30 años en toda la plantilla.

Imagen de portada de Sportbladet.