La factoría de Red Bull en Alemania ha debutado este año en la máxima categoría del futbol estatal y ha puesto en tensión al resto de clubes de la liga

De sobras es conocida por todo el mundo la implicación que ha tenido Red Bull en el mundo del fútbol en las últimas décadas. La marca de bebidas energéticas cuenta con cuatro equipos de fútbol repartidos por todo el mundo. Sin embargo, el más importante de todos es el último que se creó, el RB Leipzig, en Alemania. El niño mimado de Red Bull ha ganado ya dos copas de Alemania y una Supercopa con su equipo masculino y ahora buscará el mismo éxito con su equipo femenino.

El RB Leipzig, que oficialmente se llama RasenBallsport Leipzig (algo así como ‘deporte de balón de césped’), ya que en Alemania no se pueden poner marcas en los nombres de los equipos, es propiedad de la empresa de bebidas energéticas austríaca Red Bull, muy afín al patrocinio de deportes, sobre todo extremos, y que en 2006 decidió empezar a crear equipos de fútbol. El Leipzig nació en 2009 y es la primera franquicia de la marca fundada desde cero. Compraron una plaza en la quinta división alemana y absorbieron el fútbol base de varios equipos de la zona. En 2016, con tan solo 7 años de vida, el RB Leipzig ascendió a la Bundesliga y en poco tiempo ya se ha convertido en uno de los equipos punteros del país y un equipo frecuente en la Champions masculina.

¿Por qué el RB Lepizig es uno de los equipos más odiados de Alemania?

A pesar de ser uno de los equipos más potentes de la Bundesliga, también es uno de los más odiados. Además de ser considerado un equipo artificial creado a golpe de talonario, los aficionados alemanes denuncian que no respetan la ley del 50+1. Una norma que dictamina que el 51% de la propiedad de los clubes debe ser de los aficionados. El RB Leipzig cumple esta norma a muy duras penas, ya que solo cuenta con 20 socios y todos son personal de las altas esferas del equipo. Esto les ha traído problemas en algunos estadios que han ido, sobre todo en el este del país. Como cuando el equipo masculino se enfrentó al Dynamo de Dresden y lanzaron al campo una cabeza de toro.

Repetir la fórmula en el equipo femenino

En 2016, el mismo año en que el equipo masculino debutaba en Bundesliga, decidieron empezar a apostar por el fútbol femenino. Que compartiese los mismo ideales de apostar por la cantera y con una plantilla joven. El RB se unió inicialmente con el Leipziger FC07 y recibieron una carta de invitación para empezar a jugar en la cuarta división. Por lo que se saltaron un escalón. Tras las críticas y a pocas semanas de empezar la liga, el Leipziger decidió separarse, por lo que el RB tuvo que empezar su camino en solitario. Y no les fue mal el inicio bajo las órdenes de su entrenador Sebastian Popp, que nada tiene que ver con la estrella del Wolfsburgo, ya que su primer partido oficial lo ganaron por 7-0.

Fuente: Getty Images.

Sin embargo, tras varias semanas las críticas fueron a más y a más. La Asociación de Futbol de Sajonia, la región donde está Leipzig, tuvo que pedir disculpas por hacerles saltar un escalón. Así mismo, el club prometió que empezaría todos los partidos con 7 canteranas. El resto de clubes lo vieron como un «castigo», pero no fue más que una estrategia para demostrar la fuerza de su fútbol base, el punto más fuerte de las factorías Red Bull. Obviamente, contando con toda la fuerza económica y de cantera, en su primer año lograron el ascenso a la tercera división. En 2020, con la cancelación de la liga por la pandemia del Covid, subieron a segunda. Y la temporada pasada lograron el ascenso a la Frauen Bundesliga, la máxima categoría. Esto con tan solo 7 años de vida, lo mismo que sus compañeros del equipo masculino.

El sueño de la Frauen Bundesliga

Ahora que han cumplido el objetivo de llegar al máximo escalón de Alemania, el siguiente propósito es el mismo que con el equipo masculino. La intención es que el RB Leipzig sea un equipo puntero en la competición y pueda luchar por los títulos nacionales. Y es que con su irrupción a la élite germana han hecho tambalear a los principales clubes. Sobre todo a Wolfsburg, Bayern de Múnich y Eintracht de Frankfurt que en las últimas temporadas se han repartido los puestos europeos. La llegada de un nuevo candidato en los próximos años para los puestos Champions ha puesto en tensión a la tríada germana.

Y lo quieren hacer con los mismos principios que caracterizan a las franquicias Red Bull, con un equipo muy joven y mirando a la cantera. La edad media de la plantilla actual es de 22 años y tan solo 2 jugadoras superan los 25 años de edad. Una de estas jugadoras es Sandra Starke, la futbolista más destacada del Leipzig, que ha pasado por clubes como el Friburgo, el Wolfsburgo e incluso jugó en la liga norteamericana. También sobresale su portera, Elvira Herzog, que este verano ha sido convocado con Suiza para el Mundial. Y otras jugadoras destacadas, aunque más por temas familiares, son las hermanas Mia y Zoé Werner, sobrinas del futbolista del equipo masculino del RB Leipzig, Timo Werner.

Timo Werner y sus tres sobrinas Mia, Jasmin y Zoé en una imagen de 2018. Fuente: RB Leipzig.

El inicio de la temporada para las Roten Bullen no ha sido el mejor sumando solo 4 puntos y colocándose al borde del descenso. También se tiene que decir que su bienvenida ha sido muy dura, ya que en el mes de octubre se han enfrentado a los tres candidatos al título, que no les han dado ninguna posibilidad a las de Leipzig. Pero todo apunta a que tarde o temprano el RB estará peleando con estos tres por los puestos europeos y quien sabe si también por el título de liga. Porqué la ya lo dice su eslogan, Red Bull te da alas.

Imagen de portada de Getty Images.