La adaptación de Caroline Weir al Real Madrid pasa por ser la futbolista más importante de la entidad blanca a base de goles y liderazgo

“Sweet Caroline, good times never seemed so good”. Así empieza una de las canciones que más se escucha en los estadios de fútbol. Y es que los buenos tiempos nunca parecieron tan buenos. Si no, que se lo digan al Real Madrid desde la llegada de Caroline Weir procedente del Manchester City. El impacto de la futbolista escocesa solo se puede definir con una palabra: impresionante. Todos sabíamos de su nivel antes de aterrizar a la capital. Lo había demostrado en Inglaterra, superando sus números año a año, pero nada comparado a su rendimiento actual. Es la cuarta máxima goleadora de la Liga F con 12 tantos y la segunda máxima asistente con 10 pases de gol. La clave para un Real Madrid que se encuentra afincado en lo alto de la tabla.

Pero no acaba aquí. En total ha anotado 19 goles con la camiseta del Real Madrid. Solo Esther Gonzalez (37 goles) y Kosovare Asllani (34) han marcado más goles en la entidad merengue. La joya de Dunfermline se encuentra en un momento dulce, y es que además viene de anotar un hat-trick en su último encuentro ante el Valencia. Un perfil como pocos que ha encajado con el esquema de Alberto Toril a la perfección. Una box-to-box, con pinta de centrocampista, pero más delantera que nunca. Su capacidad llegadora y su enorme pulmón la han convertido en la futbolista más determinante del equipo y que más minutos acumula con permiso de Kathellen Sousa y Misa Rodríguez. Además, ha sido la socia perfecta para una Esther González que busca liderar la tabla de goleadoras y que ya ha superado de lejos sus números del pasado curso.

Tras debutar con Hibernian en 2011, la escocesa dio el salto al fútbol inglés dos temporadas después fichando por el Arsenal. No fue sencillo adaptarse, en ese entonces tan solo tenía 18 años, y en 2015 llegó al Bristol Academy, donde consiguió reencontrarse. Un año después, el Liverpool se hacía con sus servicios, y tras tres temporadas, dio el salto definitivo al Manchester City. Con 22 años, Caroline daba un paso adelante rumbo al estrellato, y su rendimiento no decepcionó. Aun así, la evolución de la escocesa ha sido cada vez mayor, pero ha sido en el Real Madrid donde más destellos de calidad ha mostrado. «Tengo un poco más de libertad, para jugar como vea y hay menos estructura/orden que en el Man City», señaló hace poco en una entrevista para la revista SheKicks.

La pieza que el Real Madrid necesitaba para alcanzar la ansiada nueva dimensión de la que tanto se habló en su día. El equipo blanco viene con la flecha hacia arriba. Desde la eliminación en Europa – cabe destacar la dificultad de su grupo – solo han perdido frente al Barcelona en las semifinales de la Supercopa. Uno de los partidos más igualados que han disputado frente al cuadro blaugrana, y en el que precisamente Caroline Weir vio puerta. Y con qué golazo, sacando la zurda a pasear. Pero es que la cuestión de todo son las cifras de su incorporación. Terminaba contrato con el Manchester City, por lo que Caroline no supuso ningún esfuerzo económico en un mercado que cada vez está moviendo más dinero.

Con la llegada de Caroline Weir el Real Madrid se ha asegurado calidad por doquier. El elemento fundamental para crear un proyecto deportivo competente, y que por fin pueda dar ese salto a Europa. Poco a poco lo estaban consiguiendo, pero siempre hubo una pata coja. Ahora, sus 15 victorias en liga vislumbran un futuro repleto de ilusión. Si a ella le sumamos la calidad individual de futbolistas como Athenea, Claudia Zornoza, Maite Oroz y la ya mencionada Esther González, poco tendrá el Real Madrid para envidiar a su gran rival. Evidentemente, el tiempo lo dirá, pero a día de hoy, los buenos tiempos nunca parecieron tan buenos en la capital. Ya nos lo dijo Neil Diamond en su Sweet Caroline.

Imágenes de Getty Images.