La llegada de Bethany England al Tottenham supone un nuevo récord en el fútbol femenino inglés y el tercer fichaje más caro en la historia del fútbol femenino

Para todos esos escépticos, que sepan que Bethany England nunca se había ido. La delantera inglesa de 28 años acaba de romper el mercado fichando por el Tottenham procedente del Chelsea por una cifra de 283.000 euros. De esta forma se convierte en la transferencia más cara entre dos clubes ingleses, y se sitúa solo por detrás de Pernille Harder y Keira Walsh en cuanto al mercado global. No estaban siendo los mejores momentos para una futbolista de récords, clave para el Chelsea, pero su llegada al norte de Londres abre un ápice de esperanza de cara al próximo Mundial.

Bethany England apenas habrá tenido problemas con la mudanza. La riqueza futbolística de Londres la lleva a un club en pleno crecimiento, que no ha tenido un buen comienzo de temporada, pero donde conseguirá encontrarse tras un año donde los minutos no le han acompañado. En este nuevo capítulo, la artillera de Barnsley tendrá la oportunidad de empezar a sumar goles en su casillero con asiduidad además de volver a ser esa líder donde en temporadas atrás el Chelsea confiaba los goles. Este año solo había anotado dos.

Fuente: Tottenham

El salto de Bethany England al Chelsea llegó tras romperla en la segunda máxima categoría de la mano del Doncaster Belles. En sus tres primeras temporadas en primera y siendo muy joven, no llegó a ser trascendente en el cuadro de Yorkshire, pero con el descenso en 2013, tomó los galones, y a base de goles, fue fundamental para regresar a lo alto. Fueron dos años en el barro que le valieron fichar por el Chelsea, que recién había ganado su primera liga en un proyecto de Emma Hayes con grandes expectativas.

Aun así el momento de Bethany todavía estaba por llegar. Fueron dos temporadas de toma de contacto, con una cesión al Liverpool entre medio que le permitió continuidad y oler goles. Finalmente, en la 2018/19, terminaba el curso con 19 goles. Quizá un poco tarde, pero Bethany England había llegado. Y eso no fue todo, durante tres temporadas más superó el umbral de los diez goles, llegando a los 21 en la 2019/20. Goles imprescindibles para las tres ligas consecutivas del Chelsea. Además, marcó el gol de la victoria ante el Arsenal para levantar la Copa de la Liga de 2020. Ese mismo fue nombrada futbolista del año por la Women’s Super League.

Pero todo lo que sube baja, y esa Bethany indiscutible empezó a perder titularidades. La llegada de Sam Kerr y Pernille Harder supuso una nueva dupla para el ataque ‘blue’ y en consecuencia mayores suplencias para England. Siguió marcando goles eso sí, pero el protagonismo ya no era el mismo. A pesar del gran estado del Chelsea en estos últimos años, Bethany no era la misma. Ya no sonreía como antes. I tampoco con la Selección Inglesa. Siempre con Ellen White por delante, se quedó sin disputar ningún minuto en la Eurocopa tras la irrupción de Alessa Ruso desde el banquillo.

Fuente: Getty Images

Todo ello ha propiciado la salida de Bethany, que todavía tenía contrato por cumplir. Ahora, con los ‘Spurs’ firma hasta 2026 y su cifra supera el fichaje de Lauren James por el propio Chelsea cuando llegó procedente del Manchester United. No es casualidad que el equipo de Emma Hayes sea uno de los que más dinero ha movido en estos últimos años. Con un mercado hasta ahora inexistente las futbolistas han empezado a tener un valor económico. Tampoco extraña que sea la liga inglesa la que más flujo económico está generando. Tanto WSL como Premier League son equivalentes en sus distintos contextos, y eso habla mucho del interés que sigue manteniendo el fútbol en tierras británicas.

Pero volviendo a Bethany, su llegada al Tottenham quizá pueda parecer un paso atrás, pero en el fondo suponen varios hacia adelante. Pedía minutos a gritos, y un equipo como el de Rehanne Skinner (ambas coincidieron en la Selección), sin una referente ofensiva clara, se nutrirá de su liderazgo. Habrá que ver como encaja finalmente, pero está claro que su papel será importante, mucho más viendo al Tottenham tan abajo en la clasificación. Todo un win-win. Para ella, para el club, para el fútbol femenino y para la Selección Inglesa.

Ante el retiro de Ellen White, las leonas necesitarán a Bethany England en plena forma de cara a uno de los eventos del año. El Mundial de 2023 se acerca, y para la inglesa, poder formar parte de un momento histórico, mucho más tras ganar la Eurocopa, pasará como principal objetivo. Ahora tiene la oportunidad perfecta para volver a brillar. Porque sí, ya lo hemos dicho, aunque muchos se lo pensaran Bethany nunca se había ido. El Chelsea ya no era su mejor hogar, pero el destino le depara un futuro muy interesante con un maravilloso reto por delante.